La enfermedad de la adicción

A pesar de que desde hace muchos años la adicción ha sido definida como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud, muchas personas siguen creyendo que se debe a un hábito o a un vicio. Por este motivo sigue siendo estigmatizada y, desafortunadamente, tanto la persona adicta como las personas que la rodean evitan hablar del problema por temor al juicio de los demás y porque piensan que en realidad no tiene solución.
Resulta paradójico pensar que otras enfermedades crónicas con menor difusión sean tratadas y aceptadas mientras que la adicción que afecta cada día a más personas siga siendo considerada como un problema marginal y se enfoque con tanta desesperanza y vergüenza.
La adicción a las drogas tales como el alcohol, la cocaína, el cannabis, drogas de diseño, los medicamentos de prescripción médica, o cualquier droga psicoactiva que haya tomado una evidente prioridad autodestructiva en la vida de una persona, no tiene un sólo origen. Es un fenómeno multicausal que puede presentarse en cualquier persona, sin respetar raza, religión, sexo, ni condición económica, familiar o social.
Esta enfermedad es primaria, crónica y progresiva. Primaria significa que es una enfermedad en sí, no un síntoma de otros problemas emocionales o desórdenes psicológicos. Por ser una enfermedad, es una condición involuntaria que impide que la persona adicta ejerza el autocontrol, a diferencia de quien no la padece; por este motivo es una cruel equivocación insistir en que la persona tenga «fuerza de voluntad» para dejar de intoxicarse.
La adicción es una enfermedad caracterizada por la pérdida de control en el consumo de una o varias drogas adictivas (alcohol, cocaína, cannabis, tranquilizantes, etc.). Esta pérdida del control hace que el adicto, aunque se lo proponga, no consiga dejar de consumir definitivamente por sí mismo.
Hemos de ser conscientes de que ni la voluntad del paciente ni la presión de los familiares van a resolver el problema. Sólo un tratamiento profesional adecuado podrá abordar la situación y lograr la recuperación del paciente.

Deja un comentario