Manera 11 de conectar con la fuente: Agradece I Blog Arnau Benlloch

Vivir en la gracia es lo contrario a vivir en desgracia. Cuando estás en estado de agradecimiento estás en amor y vives un presente dichoso, el que todos anhelamos. Ese estado te ancla al ahora, el único escenario donde verdaderamente ocurre tu vida.

Tu capacidad de elección es permanente y en última instancia, suceda lo que suceda, tienes el poder de escoger cómo quieres aprovechar cada momento.

Agradecer vs temeragradece

Agradecer es el opuesto de temer. Donde hay entrega y amor no hay miedo que pueda colarse. Si te mantienes en el agradecimiento darás luz a tus miedos haciendo que se disuelvan en esa misma mente que los creó, la tuya.

Si agradeces cada momento por oscuro que te parezca experimentarás esa sensación balsámica de que todo lo que llega a tu vida es lo mejor para tu camino evolutivo. Aunque duela, aunque produzca ira, aunque cree impotencia, aunque de miedo…agradece.

Acepta

 Dar gracias a la vida no es resignación, es aceptación del momento presente como el único e incontestable.

Una vez has mirado bien adentro y has movido unos cuantos muebles de sitio lo más coherente sería aceptarte tal y como eres y no lamentarte por lo que fuiste o por lo que quisieras ser.

Acepta también a quien te rodea en este peldaño de tu vida y tendrás un buen apoyo para ascender la escalera junto a tu equipo, tu familia, tu pareja.

Agradecer es el antídoto de la queja. Enfócate en lo que tienes y no tanto en lo que te falta. Observa a tu alrededor y fíjate en todos los motivos que tienes para agradecer.

Deja de perder el tiempo en lamentos injustos por tonterías adolescentes y toma la decisión de agradecer, prueba ahora mismo, te hará mucho bien.

Da

Agradecer es vivir de dentro hacia fuera, enfocándote en lo que das más que en lo que recibes. No hay nada que te pueda hacer sentir mayor felicidad que abrirte a la compresión de esta máxima. La felicidad se experimenta en el acto de dar, al sentir que contribuyes a que el otro sea más feliz.

En la vorágine del día a día se te puede olvidar sentirte agradecido,  pero como todo, se entrena. Coloca un post-it al lado del espejo del baño o de tu ordenador con una afirmación que te recuerde tu voluntad de agradecer.  Pon en tu  muñeca una pulsera que te recuerde esta decisión de vivir desde el agradecimiento o inventa tu propio método.

Siéntete un ser completo, lo eres. Si  te atreves a explorarte y cambiar tu visión de las cosas te darás cuenta de que la clave está en soltar, no en añadir más ingredientes a tu vida. En lo más sencillo está aquello que te recordará que saliste perfecto de fábrica y solo has de trabajar para recordarlo. Trabaja para eliminar aquello que te distrae para acercarte cada vez más a ese ser inmutable que vive en paz y se siente dichoso. Conectarás con tu verdadero ser, ese que siempre ha sido y será: la fuente.

Muy agradecido de que leas estas palabras. Manera 11 de conectarte a la fuente: Agradece.

Para acceder a la web,pinche en el siguiente enlace:

http://www.laprovincia.es/blogs/100-maneras-de-conectarse-a-la-fuente/manera-11-agradece.html

Deja un comentario