PARA LAS FAMILIAS

Porque el entorno también es importante.

En el centro de tratamiento 12 Pasos valoramos la importancia de una intervención global sobre la enfermedad de la adicción. Entendemos que la adicción puede afectar a sus familiares y personas significativas, que ven con impotencia y frustración cómo el adicto se va deteriorando en todas las áreas de su vida (personal, familiar, social, económico y laboral/escolar) y que necesitan urgentemente opciones para salir de ese atolladero.

Igual que el adicto minimiza su problema, a menudo su entorno justifica, soluciona y oculta las consecuencias de su comportamiento. Desde el cariño, la generosidad y la pena intentan poner soluciones sin recurrir a una ayuda externa, con la esperanza de que sus promesas en esta ocasión resultarán de forma diferente.

Con demasiada frecuencia terminan encontrándose ante la misma situación una y otra vez, en cuestión de meses, semanas e incluso horas, sin saber muy bien qué hacer ni por qué no ha funcionado. La culpa, la rabia, la impotencia, el resentimiento, el miedo, el control, las noches sin dormir, el enfado reprimido, la ansiedad, etc. van pasando factura hasta que todo su mundo gira en torno al adicto.

Los sentimientos de culpa a menudo invaden a los familiares que se sienten responsables por el consumo y se preguntan a menudo si pudieron hacer algo o no para que su familiar comenzara a consumir y a necesitar sustancias u otras actividades. Sin embargo, la adicción es una compleja enfermedad de naturaleza bio-psico-social, por lo que las circunstancias familiares son uno entre los muchos factores que participan en su desarrollo. Nadie tiene la culpa. Es importante dejar de culpabilizarse o culpar a los demás y tomar la responsabilidad de recuperar su vida.

La negación es una característica de la enfermedad que afecta tanto a adictos como a su familia, pareja, amigos, etc. y que necesita de una intervención llevada a cabo por especialistas en adicciones, de modo que si le resultan familiares estas situaciones o si tiene la duda de si existe un problema, lo más recomendable es consultar con un profesional.

Si quiere ofrecer el apoyo adecuado a su familiar es importante que recuerde que usted también importa.

De esta forma, pueden recibir la atención que necesitan para aliviar y liberarse del desgaste emocional que la enfermedad ha causado en su entorno y el soporte adecuado para ayudar al adicto a lo largo de todo el proceso de recuperación.

El día a día en una adicción no la sufre solamente el adicto, en 12 Pasos Centro de Tratamiento ofrecemos ayuda para la persona afectada y sus seres queridos, para que los vínculos sean positivos, basados en el respeto y apoyo mutuos. Aquí podemos ayudarle, no tiene por qué seguir haciéndolo solo.

No es necesario tocar fondo.

Aunque es fundamental para la recuperación reconocer que el problema existe, no es necesario seguir esperando a que la situación cambie, ya que la enfermedad sigue avanzando si no se hace nada diferente.

Cuando la persona adicta niega tener un problema, o solo lo reconoce parcialmente y pone condiciones para hacer algo al respecto, sus seres queridos temen dañar más la relación o provocar otro episodio de discusiones que le vuelvan a llevar a consumir.

También es frecuente que los familiares piensen que en realidad el problema es otro, que seguramente consume porque está deprimido o por cualquier otro motivo. Y aunque es cierto que una adicción se puede complicar con otro tipo de problemáticas como puede ser la depresión, lo cierto es que muchos adictos la padecen y hay que determinar si es un trastorno previo o una consecuencia del consumo.

En nuestro centro de tratamiento de adicciones entendemos la dificultad que supone para los familiares saber cuándo y cómo intervenir, incluso si deben hacerlo. Sin embargo, esto suele provocar que la espera se prolongue de forma indefinida, provocando situaciones cada vez más insostenibles y consecuencias más graves, alimentando un ciclo de inestabilidad emocional para todos.

Incluso en estos casos hay soluciones, ya que con una intervención profesional adecuada y el asesoramiento de nuestros especialistas en adicciones se puede conseguir que la persona acepte la ayuda aún sin reconocer que la necesita.

La esperanza de resolver el problema puede llegar con la ayuda profesional.

Utilizando las herramientas motivacionales y de confrontación que se precisan en cada caso, se puede romper la negación y facilitar el cambio interno, consiguiendo que la persona adicta sea consciente de su enfermedad y empiece a pedir ayuda. El aumento en su capacidad para responsabilizarse y a implicarse en su recuperación finalmente resulta en la aceptación de su problema.

La ayuda y orientación profesional puede ayudar a la familia y personas significativas para el adicto a entender la importancia de los límites; cómo ponerlos y mantenerlos puede servir para que el adicto comience el tratamiento. La motivación para cambiar se puede estimular después, durante el mismo.

Ocuparse del problema.

Nuestra amplia experiencia y las características de nuestro modelo de intervención, hacen que en nuestra clínica de desintoxicación sepamos bien por lo que están pasando. Además, parte de nuestro equipo en su momento superaron también su problema de adicción. Por todo ello, nuestro propósito fundamental es aportar esperanza, apoyo, orientación y ayuda a todas las personas que sufren, de manera directa o indirecta, la enfermedad de la adicción.

Como en otras enfermedades, la adicción tiene tratamiento.

La adicción es una enfermedad que afecta a varios niveles: físico, psicológico, familiar y social, y necesita un tratamiento completo y multidisciplinar. La desintoxicación física es el principio de la recuperación, puede hacer que la persona se sienta mucho mejor y concluya que ya está recuperada. Sin embargo, lo cierto es que si no trabaja el resto de las áreas es bastante difícil que pueda mantener su abstinencia.

En nuestro centro de tratamiento, disponemos de varias opciones terapéuticas que nos permiten adaptarnos a su situación particular y así conseguir que tanto adictos, como sus familiares, parejas y demás personas significativas participen de forma proactiva en su recuperación:

-Hacemos una valoración gratuita de su caso. Nuestro equipo terapéutico especializado en adicciones, les ayudará a determinar cuál es la intervención más eficaz que se requiere en su caso, y si es necesario realizar sesiones de preparación, para comenzar en un centro de internamiento o en un tratamiento ambulatorio.

Puede llamarnos para pedir cita o pedir más información telefónicamente o vía mail y le responderemos en la mayor brevedad posible. Valoramos mucho la información que nos dan los familiares porque nos aportan una visión más realista y completa del problema.

-Ofrecemos un grupo para familias donde pueden resolver aquellas cuestiones que necesiten para avanzar en el proceso de recuperación. Nuestro objetivo es acompañar e integrar a las personas más cercanas al adicto en el proceso, adquiriendo una plena comprensión de la enfermedad para así poder ayudarles adecuadamente.

Cuando una persona cercana tiene una adicción es bastante frecuente que aparezcan sentimientos muy intensos que entorpecen su comunicación. Con estas terapias los familiares reciben herramientas para gestionar sus propias emociones, pensamientos y comportamientos, para poder dejar atrás patrones disfuncionales y adquirir otros nuevos, que les permitan expresarse clara y libremente y que además ayudan a prevenir recaídas.

-Podemos ofrecerles opciones personalizadas de tratamiento y asesoramiento a las familias: sesiones de pareja, terapias individuales, intervenciones o sesiones de preparación, etc.

Hay ocasiones donde se normalizan dinámicas de relación especialmente dañinas y destructivas, afectando profundamente a la pareja y la familia, pudiendo aparecer patrones de dependencia emocional y/o codependencia. En estos casos es importante intervenir de forma integral para que puedan evolucionar de manera conjunta.